10705971053_61bfc4e784_b

¿Por qué crecen los usuarios de servicios de transporte ofrecidos por las plataformas?

El pasado verano, BlaBlaCar anunció que había alcanzado los 3 millones de usuarios en España, mientras que Amovens ya ha llegado a los 540.000, con un crecimiento del 145% en solo 1 año. Ofrecen el equilibrio entre flexibilidad, precio y diversidad de opciones que mejoran la experiencia del ciudadano en cada trayecto; conveniencia y experiencias. ¿Alguien da más?

Por Judit Batayé

Hace unas semanas, tuve el placer de participar en el último Summit de OuiShare España, junto con otros 40 miembros de la comunidad llegados de distintos puntos del país y de Francia. Fueron 2 días intensos de trabajo (¡gracias a las coordinadoras, Naiara y Leonor!) en un lugar un tanto remoto de Barcelona, el magnífico GreenLab de Valldaura. La ubicación puso a prueba nuestro ingenio y, algo común en OuiShare, nuestra capacidad de autoorganización.

Viajes en tren, autobús, o compartidos a través de plataformas de movilidad, comprados por internet o a través de una aplicación móvil, para el largo trayecto desde los distintos puntos de origen hasta Barcelona; TMB y FGC en Barcelona; y, finalmente, coche privado compartido puesto a disposición de los asistentes por los miembros de OuiShare en la Ciudad Condal para llegar al GreenLab. Personalmente, escogí BlaBlaCar entre Aix-en-Provence, donde vivo en la actualidad, y Barcelona. ¿Por qué? Por el equilibrio entre precio, tiempo invertido en el viaje (menor al existir una oferta de trayecto) y ganas de conocer gente en mi nuevo lugar de residencia. Unas motivaciones que, he podido comprobar, son compartidas por otros tantos usuarios de este tipo de servicios.

PRECIO y TIEMPO DE VIAJE

Por supuesto, no es lo mismo viajar por placer que hacerlo por trabajo. Cambian la motivación, la frecuencia y las necesidades.

Cuando eres consultor freelance, emprendedor, el real time tiene un gran valor. Los cambios de último momento están a la orden del día y no siempre puedes hacer previsiones a 2 o 3 meses para conseguir buenas tarifas de tren o avión. En el fondo te sientes un poco engañada viendo que,  semana tras semana, el precio sube mientras que si utilizas las opciones low-cost en bus (Flixbus, Ouibus) o carpooling (BlaBlaCar), las tarifas no varían una vez han sido publicadas, con indiferencia de cuándo reserves el trayecto.

La siguiente tabla, da una idea precisa, de las opciones que tenía para llegar al evento el 27 de enero a las 18:00 horas, saliendo el mismo día:

Tabla comparativa opciones de transporte Francia-BarcelonaDado que no pude confirmar hasta el 19 y salía directamente de mi ciudad de residencia a una hora razonable (y no a las 5 de la mañana o algo parecido), y no me cobraban más por llevar maleta, estaba claro que compartir coche era la mejor opción.

¿Quizá es hora que los operadores cambien sus políticas de precios, más destinadas al turismo de masa que a los negocios para favorecer la nueva era de emprendedores?

Según la Asociación de Trabajadores Autónomos en España, en 2016 este colectivo estaba compuesto por casi 3,2 millones de personas, y las cifras van en aumento. Y eso sin contar el crecimiento de start-ups en España en los últimos años, que sitúa a Barcelona y Madrid en el Top 10 Europeo según el informe Digital Start-up Ecosystem Overview 2016 del Mobile World Capital Barcelona.

PERTENECER A LA COMUNIDAD

Instalarte en una nueva ciudad precisa tiempo, sobre todo para establecer compañeros de aventuras y proyectos. Trabajar en un coworking ayuda para reiniciar tu red profesional. ¿Y para el plan personal?

Compartir coche es, en la actualidad, una manera idónea de conocer gente con intereses comunes en tu nueva zona. Para empezar, las plataformas te piden describir un poco tu perfil para inscribirte. Te invitan, además, a puntuar a otros usuarios al final de cada viaje  por lo que no vas a ciegas escogiendo conductor o aceptando pasajeros.

En este caso, viajé con dos personas más. Y  ¿quién me iba a decir que la conductora sería una chica majísima, de mi misma comarca de origen y situación parecida?  Hacía 3 años que estaba inscrita en la plataforma, por reducir costes de viaje y sus deseos de ayudar a minimizar su impacto ambiental. Nos entendimos rápidamente, compartimos vivencias y me dio muchas pistas de mi nueva ciudad. Estoy segura de que nos volveremos a ver.

El otro pasajero, un chico vasco que recogimos durante el recorrido. Tras más de 5 años utilizando BlaBlaCar, nos aseguró que siempre le resultaba la mejor opción, tanto por el precio como por la conveniencia de los lugares de origen-destino. Evidentemente, le sugerimos lugares fantásticos en Barcelona para que pudiera hacer turismo en su tiempo libre.

De este modo, cada uno de nosotros nos convertimos, al final, en “embajadores” de esas ciudades en las que vivimos, ¡y nos evaluamos gratamente!

Puntuaciones usuarios BlablaCar

¿Y DE VUELTA?

Decidí volver a Francia un día antes de lo previsto.

Pasé 30 minutos con el móvil para ver posibilidades y contratar servicios. Hubieran sido menos de haber utilizado GoEuro, pero no siempre ofrece opción en tren. ¿Vueling y SNCF? Demasiado caro. No había trayecto en BlaBlaCar, así que escogí Flixbus.

Empecé la ruta en Mataró a las 14.30 horas y llegué a mi destino en Aix-en-Provence a las 24:00. ¡Uff! aburrido…!

Un trayecto con muchos jóvenes conectados al móvil chateando o viendo películas. Hablé algún momento con el conductor, muy atento por cierto, y le ayudé con un pasajero que no hablaba el idioma. Esa conversación fue todo lo que compartí en persona durante las más de 10 horas de viaje.

Y me pregunté, ¿no estaría bien que trasladáramos esas conversaciones digitales al directo? Pues justamente eso es lo que había conseguido a la ida compartiendo trayecto gracias a BlaBlaCar.

¿Que escogeré la próxima vez?

Foto portada: Allie Michele, bajo licencia CC-BY

Artículo escrito por Judit Batayé

judit-bataye
Líder del track de Movilidad Colaborativa en OuiShare Fest Barcelona 2016, y fundadora de Six-Ter. Del Marketing a la Innovación Social. Conectando la movilidad tradicional y colaborativa, conectada y autónoma para favorecer el respeto medioambiental; la integración social; y el crecimiento económico de los territorios.