taximeter-at-night_opt

SUECIA DA PASOS PROGRESIVOS PARA LA REGULACIÓN DE LOS SERVICIOS DE TAXI BAJO DEMANDA

Un informe presentado a la administración sueca sienta las bases para la definición definitiva del ridesharing y los servicios de transporte bajo demanda.

Texto original de Hugo Guyader. Traducción y adaptación de Raquel Roura y Manel Heredero.  

Hace unas semanas, concluyó y fue entregada al ministerio de infraestructuras sueco una investigación de un año de duración. La Comisión del Taxi y del Transporte Compartido (Directiva 201581), como se le conoce, se había lanzado para investigar tres preguntas relevantes para el sector de la movilidad:

  1. Si el taxímetro debería ser obligatorio en todos los vehículos usados para servicios de taxi.
  2. Si es necesario definir una nueva categoría de conductores profesionales (o semiprofesionales) que ofrece servicios de transporte a pasajeros usando un vehículo privado.
  3. Si es necesario cambiar o aclarar la normativa existente para transporte compartido entre particulares.

LOS ACTORES SUECOS

Antes de nada y para poder comprender mejor el origen y las consecuencias de esta directiva, es necesario conocer el contexto sueco y, en especial, a los actores que ya estaban trabajando dentro del sector de la movilidad. Se presentan a continuación.

Skjutsgruppen

Skjutsgruppen es una organización sin ánimo de lucro para el uso compartido del transporte y tiene 70.000 participantes. Empezó como un grupo de Facebook en 2007 para facilitar las interacciones entre particulares que deseasen compartir un desplazamiento en coche, barco, autobús o lo que fuere. Hoy, más de 50.000 personas todavía usan Facebook para compartir transporte pero, desde 2012, Skjutsgruppen tiene su propia web, con funciones de búsqueda y mapas integrados.

En 2014, Skjutsgruppen informaba de que se habían compartido 1.600 millones de kilómetros en Suecia, lo que es relativamente notable si lo comparamos con los 5.000 millones de kilómetros compartidos a través de BlaBlaCar en 18 países.  

Skjutsgruppen también ha establecido buenas relaciones con 30 municipios y regiones para desarrollar sistemas de transporte colectivo que incluyan el transporte compartido. Estas iniciativas han resultado en que el fundador de Skjutsgruppen (Årets Trafiklabhjälte) fuese nominado en noviembre del año pasado ‘Heroe del Tráfico 2016’.

GoMore

En el 2015, GoMore empezó en Dinamarca como plataforma para el transporte compartido y organización sin ánimo de lucro (y, como hiciese BlaBlaCar, pasó a ser una empresa con ánimo de lucro en el 2011). GoMore no entró en el mercado sueco hasta 2014 y actualmente cuenta con 50.000 usuarios en ese país. GoMore obtiene una comisión del 10% del precio del viaje, que viene fijado por la plataforma.

En junio de 2015, GoMore estrenó sus servicios de alquiler P2P también en Suecia, de manera que los participantes de la plataforma pueden ocupar asientos vacíos así como hacer uso de coches infrautilizados (GoMore cobra un 20% del precio de alquiler).

GoMore ha adoptado una posición más comercial en el sector del transporte compartido y ha llevado a cabo campañas agresivas en Suecia para ganar una mayor porción del mercado. Por ejemplo, GoMore se ha anunciado en grupos de Facebook de Skjutsgruppen, proponiendo a los propietarios que anuncien sus coches para incrementar sus ganancias. GoMore (enero 2016) ha expandido sus servicios a Francia recientemente, a pesar de que Drivy.fr es el líder mundial de alquiler de coches P2P.

Samåkning.se

Samåkning.se (2008) cobra a los pasajeros una cuota del 12.5% cuando hacen la reserva online. La plataforma pertenece al Sysware GMBH, en Alemania, y declara tener 180.000 usuarios en los mercados escandinavos, alemanes, holandeses y belgas. Sysware demostró prácticas agresivas cuando su propietario registró la marca Skjusgruppen’s y dominios similares en el 2009 (ver IIS case 687) y GoMore’s en 2013 (ver IIS case 735) con el objetivo de redirigir a los usuarios de esos dominios a su plataforma de ridesharing.

Mobilsamåkning.se

Se trata de una iniciativa de menor escala con presencia en 13 ciudades. Provee un sistema de IT (al que se accede desde ordenador o móvil) para que las comunidades locales definan ‘zonas de seguridad’, itinerarios populares y paradas necesarias. La app pone en contacto pasajeros y conductores que confirman el trayecto vía SMS. Los pasajeros pagan un extra de 5SEK/trayecto, que se suma al precio acordado. Del 2011 al 2015, se han compartido 2.248 trayectos con un total de 2.985 pasajeros.

People sharing a car

Carsharing. Source: University of Exeter. Lincense: CC-BY

Hertz Freerider

Este es un programa que, desde el 2005, permite a los suecos conducir los coches de alquiler de vuelta al punto Hertz de forma gratuita. La compañía cubre la gasolina y los peajes. El programa contaba con 300.000 usuarios en 2009. En Octubre de 2015, Hertz se asoció con Skjutsgruppen para ofrecer los asientos vacíos en los coches de alquiler para viajes compartidos.

UberPop

Lanzado en Gothenburg y Stockholm en septiembre de 2014, dejó de operar en mayo de 2016, cuando fue demandado por alrededor de 30 conductores por operar sin licencia de taxi. En agosto de 2016, 60 personas fueron acusadas de evasión fiscal después de que Uber las abandonara ante las autoridades suecas. Aproximadamente, 5.000 suecos han conducido en alguna ocasión para Uber

Los servicios de taxi bajo demanda UberX, UberBlack y UberLux todavía funcionan en Stockholm, Gothenburg and Malmö. UberEats también fue lanzado a finales del año pasado en Suecia. Se supone que la comisión de Uber es del 25%, pero en la práctica ronda el 33-50%. Por comparación, Francia ha condenado en torno a 200 conductores de UberPop.

Heetch

Esta empresa comenzó a funcionar en Suecia el pasado verano, después de que UberPop saliera oficialmente del mercado. Heetch empezó en Francia en 2013 y su principal diferencia respecto a los servicios de UberPop es que sólo ofrece trayectos nocturnos (por ejemplo, entre las 18:00 y las 06:00, los Viernes/Sábados). Los conductores están limitados a unos ingresos de 40.000SEK al año en donaciones. Porque, sí, Heetch sólo ‘sugiere’ un  precio de donación que los pasajeros toman en consideración o no, así que no tiene ‘etiqueta con precio’. A pesar de todo, la policía sueca argumenta que el sistema de donaciones no será suficiente para la evadir a las autoridades hacendarias del país.

Hay alrededor de 30 conductores Heetch (Oct. 2016) en Suecia (30.000 en total y 500.000 usuarios) y la empresa cobra una comisión del 12%. La misma empresa se enfrentó el 8 de diciembre a los tribunales franceses y podría ser multada con 300.000€, tal y como le ocurrió a UberPoP varias veces el año pasado.

Swedish Taxi Association

La Swedish Taxi Association (Svensk Taxiförbundet) representa el 70% de la industria (9.000 vehículos). ShareFix (más abajo) ha sido su campaña para una regulación más estricta en los servicios a demanda, que están compitiendo ilegalmente con la industria correspondiente.

EL ‘RIDESHARING’ O TRAYECTO COMPARTIDO

En Suecia, el ridesharing data de finales de los 70’s cuando compañeros de trabajo o familiares llegaban a acuerdos ad hoc para compartir trayectos al trabajo o a centros educativos. No obstante, el compartir trayecto se ha popularizado principalmente en los últimos 5 años gracias al desarrollo de las TIC (redes sociales, teléfonos inteligentes) y al reciente surgimiento de robustas plataformas online para la búsqueda de parejas (matchmaking).

Lo llamemos ‘trayectos compartidos’, ridesharing, liftsharing (UK) o carpooling (USA), esta práctica significa la participación de ‘pasajeros adicionales en viajes ya existentes. Tal acuerdo provee transporte adicional a pasajeros mientras que permite a los conductores cubrir los asientos vacíos’ (definición del Shared Use Mobility Center).

Puesto de manera sencilla, el ridesharing es como hacer autoestop con un alto y complejo nivel de organización. Para que un trayecto compartido tenga éxito necesita coordinación en relación al itinerario del trayecto, el lugar y la hora de recogida y destino, etc. Así que los ‘autoestopistas 2.0’ utilizan plataformas online para interactuar y compartir trayectos con una red de pasajeros y conductores. Las plataformas facilitan el ridesharing entre personas que no se conocen de antes ni han compartido nunca un trayecto.

Ridesharing Day t-shirt

De acuerdo con esta definición, el ridesharing no cubre taxis y vehículos con chófer en los que los conductores realizan un viaje especial para transportar a los pasajeros. El Transportation Network Companies (TNC) -la organización de las empresas de transporte- provee servicios de taxi en tiempos muy reducidos (UberX) o en ruta (UberPool, sin presencia en Suecia) y permite a los conductores lucrarse. En tales “trayectos puntuales” o “trayectos divididos’’ (respectivamente), los conductores establecen un ‘contrato’ con el usuario, como en los servicios de taxi tradicionales, pero utilizan sus vehículos personales (no comerciales). Así que esas empresas ofrecen servicios de taxi tradicionales pero bajo demanda.

Son muchos los que han expresado ya sus preocupaciones en relación a la Economía Colaborativa y han criticado esas compañías -algunos de esos artículos: “Stop saying Uber is part of the Sharing Economy”; “Uber and Airbnb have nothing to do with the sharing economy”; “What Should the ‘Sharing Economy’ Really Be Called?”. En Suecia, el movimiento de ridesharing lo ha argumentado de manera similar: Restaurants are not picnic – taxi is not ridesharing”.

LAS RECOMENDACIONES

Actualmente, la comisión sueca utiliza la siguiente definición de ridesharing o trayecto compartido, diferenciándolo de los servicios de taxi:

“El ridesharing se basa en el principio de que las personas que comparten el trayecto van al mismo destino o en la misma dirección. Cuando la gente viaja al mismo destino, o en la misma dirección, tiene sus propias necesidades de transporte y el conductor habría realizado el trayecto incluso sin el pasajero, a diferencia de los servicios de taxi donde es solo el cliente quien tiene la necesidad de transporte”.  

Además el informe puntualiza que “una nueva legislación en ridesharing se debería basar en el principio de que el coste del trayecto debería ser dividido entre los individuos participantes”.

En resumen, nadie se lucra en el ridesharing o trayecto compartido. El coste puede ser compartido de manera desigual (y nada previene que alguien ofrezca un trayecto compartido a uno o más pasajeros de manera gratuita).

Mirando al panorama sueco, el ridesharing o trayecto compartido es muy positivo para la sociedad y debería ser promovido. Sin embargo, cuando los particulares transportan a otras personas a diferentes destinos, están ofreciendo servicios profesionales de taxi y eso conlleva más desventajas. Uber y Heetch no son plataformas de ridesharing, sino compañías de taxi que proveen servicios bajo demanda a pasajeros que deberían ser transportados por conductores licenciados (aunque ninguna forma de empleo es sugerida). A partir de ahora, los conductores no van a necesitar el taxímetro tradicional (obligatorio hasta ahora), una app será suficiente, lo que hace más fácil para las TNC contratar conductores en nuevos mercados, mientras que declaren sus ingresos.

[Todos los trayectos compartidos en un dia con Bla Bla Car.]

El informe de la Comisión del Taxi y Ridesharing, escrito por Amy Rader Olsson, investigadora en el KTH Royal Institute of Technology (y quien, por cierto, nunca ha hecho un trayecto con Uber o UberPop), propone una legislación progresista:

  1. El taxímetro tradicional no es obligatorio. La comisión propone, sin embargo, un “equipamiento especial para vehículos taxi” que debe estar conectado a la compañía de taxi y que envía a los conductores, midiendo distancias y recogiendo pagos. Las compañías de taxi deben dar cuenta de esos trayectos a las autoridades hacendarias.
  2. Los conductores de taxis bajo demanda que sacan beneficios por transportar a pasajeros deberían tener una licencia.
  3. El ridesharing o trayecto compartido, en que el coste del trayecto es compartido entre personas con el mismo destino o itinerario, no debería ser definido como un servicio de taxi incluso si las personas involucradas no se conocen.

Las TNC, sin ser debidamente informadas, han confundido los roles de las personas involucradas en este tipo de actividades. De hecho, sus notas de prensa anunciando el “Ridesharing for everybody” de Uber o el “Community-based ridesharing for real” de Heetch son un resultado del #WeWashing y del mal uso de las palabras ridesharing y comunidad.

Uber y Heetch incorporaron prácticas de modelos de negocio e interacciones sociales y acomodaron los recursos privados de los individuos previamente fuera del mercado (vehículos particulares, tiempo personal, etc.). Mientras, su llamada comunidad de conductores ocasionales se siente abandonada: “Fuimos todos engañados y utilizados. ¿Por qué dar a alguien un trabajo si sabes que va a acabar con una sentencia en los tribunales?” decía un antiguo conductor de UberPop.

Por su parte, el informe destaca el hecho de que el movimiento sin ánimo de lucro de ridesharing o compartir trayecto ha estado promoviendo buenas prácticas (por ejemplo, la plataforma no sugiere precios) y ha tenido un impacto positivo en la sociedad (caso de la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera).

Al final, la compensación base por trayecto compartido es de 18.5SEK/mil, o 0.18€/km (Income Tax Act 1999: 1229),  que es 3 veces más que en Francia, donde el coste base es 0.06€/km (12 mars 2013, N° ‪11-21908). Sin embargo, hay otros gastos que podrían añadirse como coste de trayecto: la amortización del vehículo, gastos de alquiler, tarifas de SMS, comisiones de la plataforma, etc. ¿Dónde está el límite? ¿Cuáles son las implicaciones para alquileres de coches P2P y otros sectores como el alojamiento?

GoMore P2P car rentals CO2

Alquiler de vehículos entre particulares de GoMore en los países escandinavos.

LAS REACCIONES

Ha habido muchas reacciones al informe de la comisión sueca. Como era de esperar, Uber y Heetch se quejaron, pero el debate ha sido positivo.

La misma ministra de infraestructuras se alegró de que se clarificase la diferencia entre taxis y transporte compartido. Y el editor del periódico sueco Dagens Industri Digital describe la situación como “brillante, a la vez que poco sexy”.

Anna Felländer, co-autora de “Sharing Economy: Embracing Change with Caution” (2015), dice que esto “va a llevar a los dinosaurios tradicionales a acoger el reto tecnológico”: el objetivo de la comisión de reducir las barreras de entrada en la industria del taxi sueca es bueno para las TNC y la competitividad en general.

El director de la Swedish Taxi Association, Claudio Skubla, ha comentado que “la comisión del taxi ha equilibrado bien la mayoría de los asuntos. Es especialmente bueno el hecho de que la investigadora pone el foco en los principios de una competitividad justa y de opciones buenas para el control de tasas.”

El nuevo Manager de Uber en Suecia dice estar “decepcionado de que no haya sido más progresiva. Lo que significa para la sociedad y nuestros conductores es que uno no puede sacar provecho del ridesharing y de los beneficios que nos podría reportar a gran escala.”

Entretanto, se ha emitido una nueva directiva (dir. 2015136) sobre los usuarios de la economía colaborativa, prevista para marzo del 2017. Esta vez, la investigación está liderada por la investigadora Karin Bradley (KTH), quien es también autora de un informe que proponía la economía colaborativa como uno de los cuatro escenarios para un crecimiento sostenible.

No en vano, en comparación con 2015, los suecos fueron un 10% más activos en el sector de la economía colaborativa el año pasado (cf. TNS-Nordea study). En algún momento, el Tribunal de Justicia Europeo dictará si Uber provee servicios de transporte o servicios digitales. El veredicto tendrá un impacto en otros sectores y negocios también (caso de Airbnb).


Texto original de Hugo Guyader, OuiShare Connector Sweden. Traducción y adaptación de Raquel Roura, professional de la comunicación especializada en digital media y branding, y Manel Heredero, fundador de Evoca; ambos miembros también de la comunidad OuiShare.